Cárcel

“Creo que Dios quiere y puede hacer que de cualquier cosa, también de lo negativo, pueda salir algo bueno.”

Lo dijo este señor, Dietrich Bonhoeffer, teólogo protestante.
Estaba encerrado en una celda cuando lo dijo, le habían encerrado los nazis junto a otros combatientes de la resistencia, y estaba esperando a que lo ejecutaran.

Dice algo así también la Hermana Glenda: “si nosotros, los hombres, somos capaces de hacer cosas buenas, cuánto más Dios, nuestro Padre, no será capaz de hacerlas.”

Si tú, Padre, me amas: sea yo capaz de amar.
Si tú, Padre, me perdonas: sea yo capaz de perdonar.
Si tú, Padre, me escuchas, tienes paciencia, me acoges con amor: sea yo capaz de hacerlo.

Si tú, Padre, enviaste a tu único Hijo al mundo y lo entregaste por nosotros: sea yo capaz de poner todo mi esfuerzo por honrrar tu entrega.

Si tú, Jesús, sufriste en la Cruz, en tu carne y en tu corazón, en tus manos, en tus pies, en tu costado… por amarme. Sea yo capaz de amarte con todo mi alma, con todo mi corazón, con mis labios, con mis manos y mis pies, con todo mi ser.

Pues a tí deseo entregarlos.

Tags:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *