Redes

“Inmediatamente, ellos dejaron la barca y a su padre, y lo siguieron”.

Inmediatamente. Santiago y Juan, dos hermanos. Es verdad que se tenían en uno al otro, pero dejaron allí a su padre. Inmediatamente. Sin más. Lo siguieron.

A orillas del mar de Galilea. Estaban echando las redes, para pescar. Su trabajo diario: dar de comer. Y pasaron de pescar peces a pescar almas. “Seguidme, y os haré pescadores de hombres”.

He leído este texto, Evangelio de hoy, según San Mateo (4, 18-22), muchas veces en mi vida. Y nunca me había fijado en la palabra “inmediatamente”. Que es lo mismo que decir: en un chasquear de dedos. El ritmo que vivimos hoy en día, todas las decisiones son inmediatas, todo dura 1 segundo. Y no da tiempo a disfrutarlo, o a sufrirlo. Vamos como locos, corriendo, llegando tarde, sin pensar, sin reflexionar. Y así nos van las cosas… O no, es decir, no nos van mal del todo, ¿no? Depende, a veces, de la situación. Pero…

Quizá dejarse guiar por el impulso no es algo malo, por el corazón, por una absoluta y certera convicción en tu corazón, en el fondo de tu ser. Como María, que también respondió allí mismo, en un segundo: SÍ. Sin más. SÍ. Como estos dos hermanos ante Jesús.

Sí. No “sí, pero…”. No. Sólo SÍ.

¿A qué estarías dispuesto a renunciar por ÉL? Da igual. Él te lo exige TODO. Un SÍ claro, fuerte, sin cortapisas. Una renuncia a tí mismo, para ser suyo, para ser instrumento, para confiar, para obedecer. Donde sea que estés en medio del mundo, de la sociedad, de la familia o del tiempo. Una pieza a su servicio.

Mis manos sean tus manos. Mis labios, sean tus labios. Mi voz, sea tu voz. Mis ojos, transmitan tu paz. Mis pies vayan donde tú ordenes. Pues nada soy si no soy tuya, nada soy si tú no lo quieres así.

Y cuando me cueste renunciar a mis intenciones, dame humildad, Señor, para entender que a ningún lugar he de ir si no es contigo. Que en tus redes he caído, y de Amor me hallo presa. Que en tus brazos he caído y ahí es donde deseo reposar. Siempre.

Tags:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *