Roca

Tú eres mi refugio.
Mi espacio seguro.
Mi lugar en el mundo.

Tú me salvas de ellos.
De mí misma.

Tú siempre dispuesto, siempre disponible.
Tú siempre tierno.
Siempre el amor. Y la compasión.

Tú sin reproches ni juicios.
Tú sin pena ni castigo.

En tí siempre he podido esconderme.
En tí siempre he podido resguardarme.
En tí siempre he podido esperar,
a que la marea bajase,
a que la tormenta se calmase,
a que el miedo no me mordiera,
a que el dolor no me partiera.

Categories:

Tags:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *